smartphone para adolescentes

Comienza la aventura digital: El contrato del primer teléfono de mi hijo

15 reglas para guiar a los niños hacia el bienestar digital y el uso responsable de su teléfono inteligente.

Para muchos padres, la decisión de darle a su hijo un teléfono móvil no es algo que se tome a la ligera.

Es un paso que viene acompañado de una mezcla de emoción (porque recibir el primer mensaje de tu hijo es emocionante!), aprehensión (porque, bueno, ¡internet es tierra de nadie y un mundo muy salvaje!) y un sentido de responsabilidad (porque, admitámoslo, ¡la factura del teléfono puede ser aterradora!).

Pero, después de una cuidadosa consideración, mi esposo y yo decidimos que nuestro hijo de 11 años estaba listo para la responsabilidad adicional y la conveniencia que un teléfono podría ofrecernos a todos.

Antes de detallar el contrato que escribimos para que nuestro hijo firmara, porque si, el telefono es un privilegio que viene con una lista de obligaciones y responsabilidades, primero quiero contarles por qué decidimos darle un teléfono móvil a nuestro hijo de 11 años:

  1. Seguridad y Comunicación: Vivimos en un mundo acelerado, y poder comunicarnos rápidamente y de manera fácil es esencial. Tener un teléfono móvil nos permite mantenernos conectados, especialmente cuando nuestro hijo está fuera de casa, en la escuela o participando en actividades extracurriculares.
  2. Educación: Con acceso a internet limitado y aplicaciones educativas, un teléfono inteligente puede ser una herramienta valiosa para el aprendizaje (¡y para ver tutoriales de cómo limpiar su cuarto!). Le da a mi hijo una gran cantidad de información al alcance de su mano, lo que lo ayuda con proyectos escolares y tareas.
  3. Responsabilidad: Vimos esto como una oportunidad para enseñarle a nuestro hijo sobre la responsabilidad. Un contrato de teléfono móvil significaba que tenía que comprender las reglas y expectativas que conlleva ser dueño de un teléfono. Esto incluye gestionar el tiempo frente a la pantalla, respetar la privacidad y adherirse a un conjunto de pautas que promuevan un uso responsable del teléfono (¡y no gastar todo el plan de datos viendo memes de gatos!)
  4. Vida social: O mejor dicho, presión social!!!! Es muy difícil ir en contra de toda la sociedad a tu alrededor! Sí, tal vez la razón número 1 de darle a mi hijo un teléfono, tenga que ver con el hecho de que todos sus amigos ya tenían teléfono desde hace varios años. Nosotros decidimos esperar hasta que entrara a middle school para sentirnos más seguros de su habilidad de seguir todas las reglas del contrato.

Entonces, una vez tomada la decisión, pasamos al siguiente paso: La creación del contrato de teléfono móvil.

Y nos pareció que la creación de este documento tenía que ser un esfuerzo colaborativo.

Esto es, queríamos que nuestro hijo tuviera voz en los términos y condiciones, pero también necesitábamos, como los adultos responsables detrás de todo lo relacionado al telefono, establecer límites claros.

Por supuesto que cada familia es diferente y por eso, ningún contrato se verá igual, sin embargo, todos deben cubrir los siguientes temas.

  • Límites de Uso: Acordamos límites diarios de tiempo frente a la pantalla. Esto asegura que el teléfono no interfiera con sus tareas, actividades físicas o sueño.
  • Reglas de Seguridad: Discutimos la importancia de no compartir información personal en línea (¡no queremos que venda la casa en eBay!) y de ser cauteloso al interactuar con desconocidos.
  • Respeto y Responsabilidad: Nuestro hijo aceptó cuidar del teléfono, tanto física como digitalmente. Esto incluye mantenerlo a salvo de daños y seguir buenas prácticas de ciudadanía digital.
  • Consecuencias: Especificamos posibles consecuencias por no seguir las reglas. Estas iban desde restricciones temporales en el uso del teléfono hasta la posibilidad de perderlo temporalmente (¡lo cual podría resultar en una crisis adolescente épica!).
  • Control Parental: Informamos a nuestro hijo que tendríamos acceso a su teléfono y que supervisaríamos su uso para garantizar que esté seguro en línea. Lo siento hijo pero mientras vivas bajo mi techo y yo pague el teléfono, tu privacidad no existe.

Y después de varias horas determinando juntos las cláusulas del contrato de su primer teléfono móvil, así fue como quedó:

Contrato del primer teléfono de mi hijo

  1. El teléfono no es tuyo, pertenece a mamá y papá, y en cualquier momento podemos acceder a todas las aplicaciones y revisar toda la información.
  2. El teléfono debe contar con un control parental que debe estar instalado en todo momento.
  3. Mamá y papá deben conocer todas tus  contraseñas.
  4. No tienes permiso para crear cuentas en redes sociales ni descargar videojuegos.
  5. Debes pedirnos permiso antes de instalar cualquier aplicación.
  6. El uso del teléfono está permitido entre las 9am y las 7pm.
  7. El teléfono debe permanecer apagado durante el horario escolar, clases extracurriculares, actividades deportivas y las comidas.
  8. El teléfono permanecerá apagado fuera de tu cuarto durante la noche.
  9. Prohibido enviar o reenviar mensajes o imágenes que sean ofensivas.
  10. Debes informarnos si en algún momento recibes un mensaje que te haga sentir atacado, incómodo, triste, enojado o avergonzado.
  11. No puedes comunicarte con personas que mamá y/o papá no conozcan.
  12. Todas estas reglas se aplican a todos tus dispositivos electrónicos.
  13. Es tu responsabilidad cuidarlo y evitar dañarlo.
  14. En caso de pérdida o necesidad de reparación, tendrás que trabajar para pagar los costos (por ejemplo, lavar el auto).
  15. El incumplimiento de cualquiera de las reglas de este contrato resultará en la suspensión temporal del teléfono. En caso de reincidencia, se suspenderá indefinidamente el uso del teléfono.

Quieres imprimirlo? Aquí te dejo el link: https://docs.google.com/document/d/16PPGnxisIba6ZnyTpkIc81LC-Or3ocbR33JBihaQmcY/edit?usp=sharing

A medida que avanzamos, mi esperanza es que esta experiencia lo ayude a convertirse en un joven adulto responsable digitalmente, al tiempo que nos permite mantenernos conectados como familia.

Es un viaje en el que estamos emocionados de embarcarnos juntos, un mensaje de texto y una llamada a la vez (¡y quién sabe, tal vez incluso compartamos algunos memes de gatos en el camino!)

Si te interesa saber más sobre controles parentales, puedes leer mi post: https://lamamalatina.com/controles-parentales/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: