Primer día de clases

Nervios por el primer día de clases?

Conoce el método de 7 pasos para reducir los nervios del primer día de clases creado para ayudar a mis hijos y que también ha ayudado a miles de familias a tener una transición a la escuela más positiva y feliz.

El primer día de clases puede desatar una serie de emociones en chicos y grandes por igual.

Para los padres puede llegar con una mezcla de alegría y tristeza de ver a nuestros hijos crecer tan rápido.

Y para los niños, el primer día de clases, puede llegar con emociones como alegría, anticipación, curiosidad y, en algunos casos, con nervios que pueden convertirse en ansiedad.

Lo se muy bien porque nos pasó con nuestro primer hijo que sufrió de angustia de separación por varios meses en su entrada al preescolar.

Y en mi deseo de ayudarlo a superar su miedo de estar lejos de mi, entrevisté a decenas de expertos y leí muchos libros sobre angustia de separación, miedo al cambio y transiciones.

Al final, logré crear un método para reducir su ansiedad que funcionó y logramos una transición a la escuela positiva y feliz.

Se trata de 7 pasos que ayudarán a toda la familia a prepararse para el primer día de clases en una forma más consciente y respetuosa de las emociones de todos.

Ninguna transición es fácil pero siguiendo los pasos de mi método, lograrás darle más confianza para su primer día de clases!

1. Ritual de separación

Crea un pequeño ritual de separación con tu hijo que empieces a poner en práctica unas semanas antes del primer día de escuela.

Debe ser algo sencillo como juntar las puntas de sus dedos índices, un choque de manos especial o colocarse frente con frente y decir una palabra al mismo tiempo (por ejemplo: “estamos juntos”).

Es importante que empieces a utilizar el ritual en situaciones en las que tu pequeño se siente tranquilo quedándose sin ti.

Por ejemplo,  cuando vas al súpermercado y se queda con otra persona de confianza en casa o cuando lo dejas con abuelita, etc. 

De esta forma, tu hijo va a relacionar el ritual con una separación segura.

2. Comparte tu emoción pero en su momento

Para los niños pequeños un mes es una eternidad y empezar a “emocionarlos” con ir a la escuela un mes antes del primer día puede abrumarlos y ser contraproducente. 

Además, los niños hipersensibles, como mi hijo mayor, tienden a ser más ansiosos, y hablarles de algo que va a pasar en el futuro los saca de la paz que viven en sus rutinas del presente.

Lo que recomiendan los expertos es empezar a hablar de la escuela solo 5 días antes del primer día de clases.

Una forma de hacerlo es empezando a leer libros sobre ir a la escuela por primera vez.

Después de leer el cuento juntos es importante que le preguntes a tu hijo cómo se siente, escucharlo y validar sus emociones.

3. Familiariza a tu hijo con su nuevo espacio

Escogiste la escuela porque te sientes segura de dejar ahí a tu hijo y quizás fuiste varias veces para asegurarte de que era el lugar correcto.

Pero para tu hijo la escuela, por más pequeña que sea, es un lugar enorme, extraño y todas las personas ahí son desconocidos.

Mi consejo es que preguntes en la escuela qué días puedas ir con tu hijo a pasar un rato ahí: jugar en el patio, leer libros en la biblioteca o simplemente caminar juntos de la mano explorando las diferentes áreas.

Entre más veces vayan, mejor será para tu hijo.

Así tu hijo se sentirá más seguro quedándose ahí sin ti cuando llegue el comienzo de clases. 

4. Dibuja lo que va a pasar

De todos los pasos, éste es el más poderoso! 

Pero también, el que requiere de un poco de tiempo y algo de creatividad.

Se trata de un pequeño cuento donde relatas a tu hijo, exactamente, qué va a pasar el primer día de escuela.

De esta forma, tu hijo sabe qué esperar y se sentirá más tranquilo.

No te preocupes si no sabes dibujar! 

También puedes imprimir imagenes de internet o hacer un collage de dibujos, fotos e imagenes de internet. 

La intención del libro es que tu hijo tenga una guía visual y no importa si no es perfecto.

De hecho, el libro que yo hice para mi hijo fue publicado, se llama Corazón de leon va a la escuela y puedes comprarlo si prefieres ahorrarte el tiempo en crear uno de cero.

Pero si te sientes creativa y quieres hacer tu propio libro transicional, éstas son las instrucciones:

– La estructura del cuento lo puedes crear simplemente doblando hojas blancas.

– En la portada puedes poner una foto de tu hijo con su mochila listo para ir a la escuela y ponle nombre a tu cuento.

– La primera página debe describir cómo era su rutina en casa hasta ese momento (esto es, su rutina sin ir a la escuela). Puedes poner una foto juntos en casa.

– En las siguientes 2-3 páginas describes, paso a paso, cómo será su nueva rutina de escuela: a qué hora se levanta, desayuno, caminan juntos a la escuela, etc. 

– Paginas 4-5 habla de las emociones que puede sentir una vez que se quede en la escuela sin ti: nervios, miedo, ansiedad, tristeza, confusión, etc. 

– En la siguiente página es importante que le des ideas para recuperarse de esas emociones, por ejemplo: respirar profundo, acercarse a la maestra, leer un libro, abrazar un peluche, etc. Esta es la parte más importante! Los niños necesitan herramientas para lidiar con sus emociones.

– Siguiente página muestra una imagen donde tu hijo se ve feliz en la escuela (para que se de cuenta que todas las emociones, por más fuertes que parezcan, siempre pasan).

– La historia debe terminar mostrando que vas por él a la escuela y vuelven juntos a casa. 

En mi libro Corazón de león va a la escuela al final hay un espacio para pegar una foto de la familia y te recomiendo que agregues una al final de tu libro porque eso les da da mucha seguridad.

El libro transicional se puede empezar a leer la noche anterior al primer día de clases y se puede leer cada mañana antes de llevarlo a la escuela para recordarle que todo estará bien. 

Si tu hijo tiende a ser ansioso, un libro transicional sera el mejor regalo que podrás darle para su primer día de clases.

5. Pon algo en sus manos

Los objetos transicionales son considerados por expertos como una de las mejores herramientas para disminuir la angustia de separación.

Un objeto transicional es algo que ya tiene valor emocional y que viene de la casa: una mantita, un peluche, una pulsera que hacen juntos, etc.

El objeto se convierte en un símbolo del hogar y el amor familiar, aliviando sus emociones, mientras tu hijo vive su proceso de la dependencia a la independencia.

6. Ensaya la nueva rutina

Para muchos niños el estrés que sienten está relacionado con el cambio de rutina.

Entonces, si empiezas varios días antes, ellos ya tendrán esa parte bajo control cuando llegue el primer día de clases.

Cuando mis hijos eran pequeños, esto es, cuando tenían entre 3 y 6 años, empezaba la nueva rutina escolar una semana antes del primer día y haciamos todo, hasta caminabamos de la mano hasta la escuela (y nos regresábamos a casa).

Ahora que mis hijos son más grandes, solo empiezo a adaptarlos a los horarios de los días escolares unos 4 días antes del inicio de clases.

Y eso les reduce mucho los nervios, además que los ayuda a empezar a dormir las horas adecuadas para un mejor rendimiento en la escuela.

7. Cálmate para poder calmar

Es normal sentirte emocionada, triste y nerviosa, al mismo tiempo, cuando se acerque el primer día de clases.

Tal vez te preocupa que tu hijo no encuentre el baño o que llore y nadie lo abrace.

Quizás tu hijo es tímido y tienes miedo de que no encuentre con quien jugar. 

Todas tus emociones y pensamientos son normales, pero los niños pequeños son expertos en saber exactamente cómo nos sentimos. 

Por eso es importante que encuentres formas de calmarte para poder transmitir esa calma a tu hijo. 

Las 3 formas más fáciles para calmar tu mente son: 

– Habla con alguien de confianza (alguien que no te va a juzgar) sobre cómo te sientes: confundida, triste, culpable, nerviosa, etc.

– Empieza a hacer un poco de ejercicio aeróbico para que tu cuerpo libere todas las emociones acumuladas.

– Comienza una pequeña rutina de meditación. Puedes empezar con 5 minutos y aumentando 1 minuto cada día hasta llegar a 20 minutos. Si nunca has meditado te recomiendo que bajes el aplicativo del website Insighttimer.com ahi encontrarás meditaciones cortas y cursos para aprender. 

Si pones en práctica los 7 pasos te aseguro una transición a la escuela 

más fácil y positiva para todos ! 

Feliz regreso a clases!!!

Una respuesta

Deja un comentario