Educar sin premios ni castigos

Educar sin premios ni castigos

Es posible educar a tus hijos sin premios ni castigos usando el método de las consecuencias naturales.

Aquí te enseño cómo.

 

Educar sin premios ni castigos es difícil al principio porque es romper con un patrón de crianza arrastrado por generaciones.

Pero cada día más familias están optando por educar utilizando el método de las consecuencias naturales de la disciplina positiva porque los resultados son sorprendentes a corto y largo plazo. 

Sin embargo, antes de poner en práctica la educación sin premios ni castigos, debes  entender a fondo, no solo la teoría del método, sino también cómo ponerlo en práctica para no caer en una crianza permisiva. 

Vamos a imaginar un escenario:

Le pediste varias veces a tu hijo de 7 años que no jugara fútbol dentro de la casa pero, él sigue sin hacerte caso. 

3 minutos después escuchas un fuerte ruido que viene de la sala. Te asomas y tu hijo rompió una ventana de un balonazo.

Entonces, sientes el calor que te sube a la cabeza. Empiezas a gritar y lo castigas quitándole su tiempo de tablet por una semana. 

Tu hijo se va llorando a su cuarto y tu te sientes fatal por todo. Tu ventana, tu reacción y tu hijo. 

Es fácil caer en el error de castigar a nuestros hijos cuando tienen un comportamiento diferente al que nosotros desearíamos.

Después de todo, así fue como fuimos educados la mayoría de los adultos: con premios y castigos.

Sin embargo, muchos expertos en crianza están de acuerdo que NO es la mejor forma de disciplinar porque se pierde la oportunidad de enseñar algo positivo a los niños.

Fue así como llegué al libro Disciplina positiva de la autora Dr. Jane Nelsen.

Porque, para hablar de consecuencias naturales, primero tenemos que explicar qué es la disciplina positiva.

Aquí te dejo un resumen de lo que a mi me tomó 10 años aprender sobre disciplina positiva y consecuencias naturales

Espero, de todo corazón, que te sirva. 

Tabla de contenido

¿Qué es disciplina positiva?

  • Es un método de educación creado por la Doctora Jane Nelsen, una norteamericana licenciada en matrimonio, familia y niños. 
  • La disciplina positiva es la alternativa a educar con premios y castigos. Esto es, golpes, amenazas y gritos.
  • El método consiste en que los padres comunican claramente qué comportamientos son apropiados y cuáles son inapropiados.
  • También, los adultos deben comunicar con la misma claridad, respeto y amor, qué consecuencias naturales ocurrirán con cada comportamiento. 
  • Es un método enfocado en la motivación y la resolución de problemas. 

Suena todo muy claro y fácil hasta que quieres ponerlo en práctica y te surgen millones de preguntas sobre cómo implementarlo.

Por eso, decidí entrevistar a una experta en educar sin premios ni castigos, que además es mamá, Eileen Glass de la cuenta en Instagram @Madresrealesrd

Ella me dijo 5 cosas que me ayudaron a entender mejor el concepto y poder ponerlo en práctica. 

  1. La disciplina positiva es una metodología que ofrece una alternativa entre la disciplina estricta y la permisiva. Esto es, educar con firmeza y amabilidad al mismo tiempo.
  2. La única razón por la que los castigos funcionan es porque aterrorizan al niño.
  3. Cuando hay discusiones familiares se toma en cuenta la opinión de todos para llegar a una solución en la que todos se sientan satisfechos.
  4. El objetivo final de la disciplina positiva es que el niño aprenda algo cuando es disciplinado y los castigos no enseñan nada positivo a largo plazo. 
  5. En lugar de premios y castigos existen las consecuencias naturales.

¿Qué es una consecuencia natural?

Ok. Esto es algo que me tomó mucho tiempo entender y más tiempo poder llevarlo a la práctica.

Empecemos por definir qué es una consecuencia natural.

Entonces, una consecuencia natural es cualquier cosa que pasa en forma natural, sin la intervención de un adulto

Cuando llueve y decides no taparte, te mojas.

Cuando decides no comer, te da hambre.

Cuando decides no ponerte sweter, te da frío. 

Bastante claro, verdad?

¿Cómo usar las consecuencias naturales en lugar de premios y castigos?

Sin embargo, sabes qué es lo más difícil de eso para los padres?

Ver a los hijos viviendo las consecuencias naturales de sus decisiones sin arruinarlo diciendo el típico: “te lo dije”.

Y esa frase, tan común en el vocabulario de los adultos a cargo de niños, arruina la lección de vida para ese pequeño.

Porque decir «Te lo dije» nos desconecta emocionalmente de ellos.

Una de las lecciones más grandes que aprendí leyendo libros sobre Disciplina positiva y crianza respetuosa es que mi hijo ya se siente mal cuando toma malas decisiones y enfrenta las consecuencias naturales del acto. 

La consecuencia natural es suficiente para que ellos aprendan de su error y no hace falta que los padres empeoremos el momento con un sermón que solo nos desconecta emocionalmente.

En su lugar, debemos mostrar empatía y ponerle un marco a la emoción que el niño está sintiendo: culpa, frustración, decepción, etc.

Es momento de conectar motivar

Puedes decir algo como “Te amo y estoy seguro que tu puedes manejar esta situación”. 

Una de las cosas que más trabajo le cuesta a todos los padres, yo incluída, es apoyar a nuestros hijos en momentos difíciles, sin rescatarlos o sobreprotegerlos.

Pero es crucial que les demos el tiempo y el espacio para que ellos mismos resulvan y para que sobrepasen emociones difíciles.

Porque esa es la única forma de desarrollar la autoestima.

De acuerdo con la autora Dr. nelson, uno de los pilares más importantes de la disciplina positiva es “invitar al niño a que descubra sus propias capacidades y su poder para utilizarlo en formas constructivas”.

Es una forma de educación con base en la motivación, el empoderamiento y el respeto mutuo

Beneficios de usar la disciplina positiva y las consecuencias naturales

  • Crea un vínculo emocional muy fuerte entre padres e hijos.
  • Mejora la comunicación familiar.
  • Crece la autoestima de los niños para toda la vida.
  • Reduce comportamientos inadecuados.
  • Aumenta el respeto que siente tu hijo hacia ti.
  • Enseña a los niños a tomar buenas decisiones basado en su propio criterio.

Cómo empezar a usar la disciplina positiva hoy!

Si llegaste hasta aquí es porque estás comprometida a educar sin premios ni castigos.

Y mi recomendación es que empieces con las recomendaciones que aquí te dejo enlistadas:

  • Escucha más y habla menos: Los niños quieren ser escuchados y te sorprenderás mucho de la capacidad que tiene tu hijo para expresar sus emociones y encontrar soluciones a sus retos diarios cuando le des el espacio para hablar sin prisa.
  • Sana tu niña interior: Eso te ayudará a sentir más empatía con tus hijos. Por eso, te recomiendo que hagas terapia para resolver todos tus conflictos internos, es el mejor regalo que le puedes dar a tus hijos.
  • Aprende a regular tus propias emociones. Es imposible pedirle a nuestros hijos que actúen de una forma correcta cuando nosotros no estamos poniendo el ejemplo.
  • Ponte de acuerdo con tu pareja: La única forma de poner en práctica la disciplina positiva es si ambos padres están de acuerdo. Aprendan juntos y decidan cómo van a implementar el método de educación. 
  • Aprende a responder en lugar de reaccionar: Cuando sientas que estás perdiendo la paciencia, en lugar de reaccionar, detente a respirar profundamente varias veces. Cuando te sientas más tranquila, empieza por escuchar atentamente a tu hijo antes de tomar una decisión. De esa forma, estarás respondiendo.
  • Rodeate de familias en el mismo canal de crianza: En Estados Unidos existen lugares gratuitos donde imparten clases de disciplina positiva. Pregunta en tu biblioteca o escuela pública. Así puedes empezar a encontrar a otras familias en el mismo camino.
  • Lee libros sobre disciplina positiva y crianza respetuosa: Si quieres leer más sobre disciplina positiva, te recomiendo que leas mi post Crianza respetuosa donde hablo sobre los 7 libros de crianza que todo padre y madre debe leer. 

7 respuestas

Deja un comentario